Me llamo Beatriz Marín Quintana, amo la vida, la naturaleza y el cambio. Desde pequeña me gustan los cuentos y las historias. Aquí te cuento la historia de cómo conocí la Kinesiología.

En 2008 viajé a China con mi hermana. Una calurosa mañana de agosto visitamos la Gran Muralla. Era muy temprano. Madrugamos a conciencia para disfrutar de una de las maravillas del mundo, y esquivar las hordas de turistas. Pronto vimos que el tramo que habíamos elegido tenía mucho desnivel. A medida que ascendíamos empecé a respirar cada vez con más dificultad. Sentía mi pulso, mi corazón bombeando, mi temperatura corporal. Casi extenuadas, llegamos a la altura máxima y conseguimos coronar la Gran Muralla. Las fotos que hicimos aquel día inmortalizaron nuestros rostros alegres y enrojecidos.

Al bajar, nos cruzamos con personas que como nosotras unas horas antes, subían con bastante sudor y esfuerzo. De entre todas esas personas, me fijé en un señor muy mayor, de rasgos orientales, que no reflejaba ningún sufrimiento. Me llamó la atención su modo de caminar y respirar. Respiraba suavemente y se movía con una naturalidad insólita. Debía tener 40 años más que yo, pero la edad no jugaba en su contra. Este “abuelito” me dió una lección que me sorprendió y me conmovió profundamente.

Cuando regresé del viaje, empecé a cuidarme y a hacer ejercicio. Y empecé a ser consciente de mis dolores físicos. Sabía que podía encontrarme mejor y estaba dispuesta a conseguirlo. Una amiga me recomendó la kinesiología. Y aunque no sabía que era, decidí probar.

Después de las dos primeras sesiones había experimentado cambios importantes y sabía que aquello me sentaba bien. No entendía que ocurría en las sesiones y tampoco me importaba. Me encontraba mejor y eso era todo lo que necesitaba saber. En los años siguientes tomé varias sesiones más. Conseguí mejorar mi salud y tomar conciencia de cómo algunas experiencias emocionales me afectaban a nivel físico.

Tuve la suerte de que aquel kinesiólogo al que visitaba, era y es un apasionado profesor, divulgador e investigador de la kinesiología. En 2012 asistí a una de sus conferencias, comprendí el sentido y funcionamiento de esta terapia global y decidí aprenderla para ponerla al servicio de quienes están dispuestos a cambiar y a escuchar su cuerpo. Me especialicé en el área emocional, colaborando con otros kinesiólogos en el estudio y desarrollo de una kinesiología transgeneracional que amplia el campo de actuación de la kinesiología a todo el sistema familiar y genealógico.

Actualmente atiendo en consulta privada, imparto cursos para promover la salud integral y formo parte de un nutrido grupo de kinesiólogos que compartimos nuestros conocimientos y entusiasmo por este sistema de trabajo global.

img-20111222-wa0001

Sobre mi formación:

Licenciada en Psicología por la Universidad de Valencia. CV13713.
Formada en terapia Gestalt en el Instituto de Terapia Gestalt de Valencia.
Formada en Kinesiología aplicada, global y emocional en Barcelona con Francesc Marieges.
Formada en Reiki Sistema Usui Tibetano (3er nivel) con Ascensión Lucena.
Formación complementaria en técnicas específicas: PNL, TIC, EMDR, EFT/Tapping, acupuntura Su-jok, gimnasia cerebral educativa, tratamiento del trauma a través del juego y el enfoque transgeneracional.

También puedes encontrarme en Linkedin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com